Reflejos venecianos

Podría parecer por el título, que fuera a mostrar una toma en Venecia atardeciendo y el reflejo de una bonita góndola en un canal.

Sin embargo, en ocasiones el título puede usarse para sorprender al espectador. En este caso, la toma siguiente se hizo en el típico bar de Roma en el que te cobran 7 euros por un café latte, Y la zona no es otra, que plaza Venecia.

Fotografía callejera

En este bar/cafetería/heladería me comí mi primer helado italiano y tuve la suerte de capturar este momento caótico de reflejos y saturación de objetos que transmiten el caos de esta ciudad. Mientras el jefe da instrucciones, no se sabe si la camarera viene o va.

    Permalink        

Roma profunda

Paseando por una de las calles mas emblemáticas de Roma que da nombre a un modelo de Alfa Romeo, via Giulia, me topé con esta persona, en cuya mirada se resumía el ambiente que se vive en el día a día de Roma.

Fotografía callejera

Estrés, tráfico, bullicio, masificación de turismo. Una situación parecida a la que vivimos en Madrid, pero en una ciudad mucho mas pequeña.

Los coches no paran para que cruce el peatón, los conductores de autobús no pierden el tiempo explicando las paradas o sellando el ticket.

Una ciudad curiosa en la que parecía que sólo importa uno mismo.

    Permalink        

L'amore romana

Después de mi viaje a Roma vuelvo a casa con la satisfacción de haber conocido una ciudad tan histórica, parte de nuestras raíces, y haber podido capturar su esencia, con nuevo material para mi colección.

Siempre digo que la fotografía callejera es una mezcla entre suerte, tener un ojo rápido, y de mucha práctica en este campo. 

En la siguiente captura el mayor mérito se debe a la suerte de estar justo delante de la pareja, de la hora del día que me brindó un bonito contraluz, y sobre todo, de que decidieran darse un beso en el preciso momento que cruzaban el paso de cebra.

Fotografía callejera

En menor medida, la rapidez de predecir el momento y tener la cámara pre-configurada ayudaron en la toma.

    Permalink        

Retraso de última hora

Cuantas veces vamos al aeropuerto ya sea para partir, o recoger a algún ser querido, siempre con prisas, pensando que vamos a llegar tarde...

Cuando por fin llegamos, vemos que el vuelo se ha retrasado una hora. Basta que un día llegues tarde, para que el avión sea mas puntual que el AVE.

fotografia-callejera-10-22.JPG

Después de varias tomas y con demasiada gente mirando los carteles, conseguí aislar a esta pareja que parecía no encontrar el vuelo que esperaban.

    Permalink        

Cenando a solas

En el mercado de San Antón, en medio del bullicio y el ajetreo de gente a veces nos cuesta ver el trabajo que hay detrás de todo lo que consigue mover un mercado de estas características.

En un descanso o al acabar la jornada siempre es buen momento para mitigar el hambre. Y doy buena fe de ello gracias a mis tiempos de camarero.

Fotografia Callejera

Aunque pueda parecer un momento solitario y triste, esos descansos y comidas rápidas pueden saber mejor que nunca.

    Permalink        

Bajo el acueducto

Justo debajo del acueducto de Segovia se puede respirar un ambiente cultural que sólo nos dan estas ciudades románicas y sus grandes monumentos.

¿Hay mejor momento y lugar para leer un libro con total tranquilidad?

Fotografia Callejera

Me gustaría recalcar la cercanía con la que hice la toma. Con mi habitual Ricoh gr II de 28mm, llenar el encuadre de esta forma resulta muy poco discreto.

    Permalink        

En tu mundo

Madrid, la ciudad que nunca duerme, espera eso es New York...

Madrid, la ciudad que tampoco duerme.

Pasar las navidades en el centro de Madrid puede ser encantador visto desde fuera. U horrible si te ves atrapado en la avalancha humana en la que se convierte el centro en estas fechas.

La gente camina alienada sin preocuparle lo mas mínimo nada de su entorno.

Fotografia callejera

Esta situación es perfecta para captar los momentos mas introspectivos por la noche. La oscuridad, le da al transeúnte una privacidad que se ve rota en décimas de segundo por un fogonazo, que le roba sin casi darse cuenta, un momento íntimo.

    Permalink        

Espera un poco

Nos metemos en invierno y cada día oscurece mas pronto. Con el ISO automático a 3200 y una apertura relativamente baja a F4, la hiperfocal me permite tener una zona nítida de 1,5 metros a 4 aproximadamente. El problema es que en una oscuridad muy pronunciada ni con esa configuración somos capaces de sacar fotos sin trepidar (a no ser que sea lo que buscamos). Por lo que es importante hacer el uso del flash.

El flash obviamente acaba con nuestro instinto felino y pasamos de ser ninjas que roban fotos a cazadores con un cañón. Perdemos el anonimato al "flashear" a la gente directamente a la cara.

Un ejemplo con el flash en una tarde de otoño:

Fotografía callejera

Mi recomendación para sentirse mas cómodo utilizando el flash en la fotografía callejera, es hacerlo en aglomeraciones de gente. Nadie se va a parar a preguntar por qué le hemos tomado una fotografía en medio del bullicio. Ni siquiera estarán seguros si le hemos sacado una foto a la persona o nos han estropeado una bonita estampa.

Aprende

El dicho manido "la mayor gloria no es nunca caer, sino saber levantarse" cobra sentido cuando somos jóvenes, ya que es la forma que la naturaleza nos ha guiado para aprender la lección de la vida.

Fotografía callejera

En Segovia, justo debajo del acueducto, pude capturar este momento de un niño aprendiendo una vez más la importancia de levantarse y volverlo a intentar.

    Permalink        

La niña del palacio

La tarde que dimos un paseo por el Palacio Real, pude captar a esta niña que jugaba asustadiza alrededor de las entradas de aire del parque.

fotografia-callejera-10-15.JPG

El padre me vio sacar la foto y me miró bastante extrañado, pero no hay nada como actuar con normalidad para no darle importancia a lo que no la tiene.

Llama la atención las diagonales y la textura de las rejillas. Imprimen una tensión a la toma que no tenía de haberla sacado plana.

    Permalink